— ¿o es un restaurante de contrastes en un barrio canalla?


La Castanya es un restaurante para disfrutar de una excelente cocina tradicional en un ambiente distendido, cercano y acogedor. La cocina es un escaparate abierto a la calle Escudellers y no pasa desapercibida para turistas y locales que actualmente construyen esta identidad colectiva tan vital, interracial y multicultural de Barcelona.

Regentado por Matteo y Nico, chefs que acumulan un importante historial de formación y experiencia en las grandes cocinas europeas. La oferta gastronómica toma la base de las recetas tradicionales de la familia convertidas en una selección de tapas y platillos con una presentación novedosa de la que destacamos el “pescado punky” y la croqueta de ossobuco.

El local cuenta con una larga barra en la entrada donde compartir el SHOWCOOKING. Un espacio destinado a la elaboración, emplatado y degustación de algunas de las especialidades gastronómicas a la vista del comensal.

La historia del emblemático barrio Gótico tiene mucho que contar. En enero de 1951 llegaron por primera vez los marines de la VI Flota estadounidense inventando el turismo de masas en Barcelona, las prostitutas recibían clases de inglés para que pudieran entenderse con la clientela. El restaurante está cerca del Palacio Real Mayor, residencia de los condes de Barcelona y donde los Reyes Católicos recibieron a Colón en 1493. La comunidad judía habitó hasta la revuelta antijudía de 1391.

Por cierto, utilizan productos de temporada que traen directamente del huerto y productores locales. Como me parecía un tópico y no lo creía les pregunté si era cierto y me enseñaron las fotos de cuando se disfrazaron de pollo para ir a la granja a recoger huevos.

Prensa

Flecha subir